• White Instagram Icon
  • White Facebook Icon

CONTACT

paco tous:"yo sólo tengo una ambición, poder trabajar y realizarme como actor"

Hablamos con el actor de su trayectoria, la profesión
y sus últimos proyectos 

 

15 de enero de 2018 /

Este año pasado has trabajado muchísimo, pero sabes que la realidad de la profesión es ésta, ¿te sientes afortunado por poder vivir de la interpretación?

Me siento muy, muy, muy afortunado, pero eso lo que me hace sentir y pensar es en levantarme todos los días intentando hacer mi trabajo lo mejor posible, lo mejor que sé. Yo sé que en ese sentido tengo mucha suerte porque sé que los datos son de un 80 de paro y encima no todos los actores pueden vivir de esto, entonces me siento muy, muy privilegiado y yo lo único que puedo hacer, tal como me lo enseñó mi padre, es levantarme a hacer mi trabajo lo mejor posible. Imagínate, si no te esmeras en tu trabajo o no te esfuerzas por hacer tu trabajo lo mejor posible estaría mal, por todo lo anterior.

 

Además, tú dices muchas veces que el 90 por ciento de las veces te enfadas contigo mismo porque crees que podrías haberlo hecho mejor, ¿eres muy exigente en tu trabajo?

En parte soy exigente por este motivo, el que algún día me vea flaquear en un plató o en un teatro, tal y como está la situación sabiendo que, posiblemente, el mejor actor de España y la mejor actriz de España estén en el paro en este momento y, encima, no los conozca nadie… pues verme flaquear algún día o no hacerlo lo mejor que he podido me da un poco de coraje.

 

Bueno, pero todos somos humanos y tenemos días y días…

Sí, por supuesto, por eso te digo que no es algo que lo diga por quedar bien sino por sentirme satisfecho con haber dado todo lo que podía. Incluso, hay papeles en los que no creo que hayan tenido tanto resultado, pero yo sé que me he esforzado mucho y con eso me siento más satisfecho que algunos que quizás han lucido más.

  • Twitter - Black Circle
  • https://www.instagram.com/uniondeact
  • https://www.youtube.com/channel/UCBg
Apaches - ©PipoFernandez

La interpretación es un trabajo inestable e intermitente, ahora puedes estar trabajando mucho, pero el día de mañana no se puede saber con certeza, ¿cómo gestionas tú esa característica en tu trabajo?

Yo, gracias a Dios, no he estado en una situación límite nunca en ese sentido. Aparte de mi trabajo en televisión y cine, he tenido mi propia compañía de teatro, LOS ULEN, con la que siempre hemos tenido la mente ocupada, el espíritu y el alma. Entonces, yo nunca me he visto en la situación de tener que esperar para saber qué es lo que pasa. Justo después de este año pasado (2017) que ha sido muy bueno, ahora mismo, estoy esperando ofertas, por ejemplo, y no aparecen. Además, tengo muchos compañeros que justo después de una época de mucho trabajo, han tenido otra de sequía.

Hablando de tu compañía, LOS ULEN, una de las compañías andaluzas con más prestigio actualmente, cuéntame… ¿cómo surge la idea y cómo llega a ser lo que es ahora?

Todo empezó en el Instituto de Teatro de Sevilla, cuando empezamos a estudiar juntos unos locos con un profesor que nos daba entonces clown, payaso, y fue el que nos puso en veneno del humor, del clown… de esa magia. A partir de ahí empezamos a crecer, después como compañía teníamos la idea de teatro, he-

mos llevado coproducciones, cosas de animación como, por ejemplo, todo lo que ha sido la animación, guion y producción de Isla Mágica, y ha ido creciendo, creciendo, creciendo hasta que ha llegado el 21, el 21 por ciento de IVA, que tuvimos que cerrar la sala y tuvimos que reconvertirnos. Este proyecto fue mi proyecto de ideología y filosofía de vida, hasta que llegó el 21 por ciento de IVA…

 

Que lo sufrió como la mayoría de los teatros...

Exacto, encima es un teatro pequeño, en un barrio obrero, en el Cerro del Águila de Sevilla, entonces era muy insostenible y tuvimos que cerrar.

 

¿Después ha habido otras oportunidades?

Tenemos un espectáculo, que se llama ‘Dos Idiotas’, en el que estamos Pepe Quero y yo, y justo en el 2017 hemos cumplido 30 años de compañía.

Dos Idiotas

Hablando de la profesión, si fueras mujer con tu edad estarías en una zona de riesgo para recibir papeles relevantes, ¿cómo crees que influye la edad en el caso de los actores masculinos?

No te sabría decir, no porque no lo haya pensado, sino porque yo creo que ahora mismo estoy en una edad intermedia, hace tiempo que estoy haciendo de padre, todavía no he llegado a abuelo… Entonces, yo creo que la diferencia, por la misma escritura, el problema está en las escrituras, en lo acostumbrados que estamos en que las historias las cuenten para que le pase a gente joven, a gente guapa y a hombres. Hoy mismo estaba viendo en televisión un plano desagradable no, lo siguiente, en el que una compañera de un programa de televisión, de diversión, era sacada en un plano desde los pies hasta arriba porque sí, como algo gratuito, para ver su cuerpo. Este hecho me dio un poco de tristeza, de tristeza porque creo, y lo creo firmemente, que hay mejores actrices que actores en España, en cantidad, en calidad y en todo, por eso estas cosas me dan mucha rabia. En los hombres es diferente, es como si, perdóname, pero como si las mujeres a partir de los 40 no hicieran el amor y, además, no se ve… esto es algo duro. En cambio, el hombre mayor con la mujer joven sí se puede mostrar. Entonces, yo creo que son las historias que se escriben, que lo que tenemos que atacar con las historias que se cuentan, hay que recontar las historias, la vida, como es la realidad, que la mujer trabaja, toma decisiones… como cualquier persona, como en el siglo XXI en el que estamos.

 

Desde la Unión de Actores y Actrices estamos trabajando en diferentes proyectos en Andalucía desde nuestra sede en Sevilla, entre los que se encuentra la realización de un Convenio de Teatro, ¿cómo ves tú el panorama en Andalucía para la profesión?

Yo creo que, hasta ahora, se han dado muchos bandazos, quiero decir, ir como un péndulo de un sitio a otro y no tener una continuidad. Nosotros, por ejemplo, hemos sido compañía subvencionada durante mucho tiempo por la Junta de Andalucía, con la idea de crear una red de profesionales, para poder dar trabajo a profesionales del sector, del teatro, que los hay y muchos, y así crear una estructura. En cambio, otras veces, las subvenciones se daban con otros criterios, entonces yo creo que habría que unificar criterios, buscar el norte de hacia dónde se quiere llegar con el material que se tiene, combinar bien quien decide el rumbo que toma el teatro en Andalucía entre técnicos, creadores y políticos, no que unas veces les toque decidir a los políticos nada más, otras veces a los creadores nada más y casi nunca a los técnicos, que son los que saben de verdad de esta realidad, sino que es una combinación de todas. Que un Director General de Cultura entrante no quiera quitar porque sí lo que ha hecho el anterior, por eso hablo de continuidad, de unos criterios que en cultura o en educación son más que necesarios, que no por los cambios políticos tenemos que derrumbar lo que el adversario ha hecho si lo ha hecho bien. Entonces, seguir una continuidad yo creo que es más que necesario.

 

El año pasado estrenaste, por primera vez, después de más de 30 años de profesión, en el Teatro Romano de Mérida, ¿qué ha significado para ti interpretar en este emblemático lugar?

La sensación es como cuando miras al mar montado en una minúscula embarcación, mirar al mar y ver agua por todos lados, pero la sensación de respirar hondo y poder hacer ese trabajo, que es algo que lo han hecho otros compañeros y compañeras como yo durante siglos, es algo muy especial. Después, también, el público es maravilloso porque estuvimos con un lleno de 11 días con ‘La Comedia de las Mentiras’, con más de 3.000 personas cada día… Imagínate, fue un gustazo, eso lo disfruté muchísimo. Ya intentaré yo por todos los medios poder repetir algún día (risas).

La Comedia de las Mentiras - ©Jero Morales

¿Puede que haya sido uno de tus mayores retos como actor?

No, por el sitio en el que estábamos sí porque es unos de los espacios con más compromiso, pero interpretativamente hablando no, no porque no me gustase el trabajo que estaba haciendo, ni mucho menos, sino porque para mí, que he tenido retos en mi vida con, por ejemplo, en una sala pequeña con 15 espectadores en Granada… en el sentido interpretativo no me supuso un reto, pero por la inmensidad del sitio sí.

Una serie con gran relevancia en tu carrera son ‘Los hombres de Paco’, ¿qué importancia le das tú a esta serie?

Fue mi primera serie nacional que, como protagonista de la serie, tenía mucha responsabilidad y cuando te dicen que vas a ser el yerno de Juan Diego y el marido de Adriana Ozores pues tú imagínate lo que te puede entrar por el cuerpo… un peso grande y luego miedo y vértigo. Para mí sí que es un antes y un después en mi carrera, pero además ha sido una escuela a nivel de lo audiovisual, en el sentido de que es un entrenamiento, todos los días rodábamos 10 horas, 10 horas trabajando delante de una cámara y durante 5 años que fueron. Después los compañeros que desde un principio pude compartir con Hugo Silva y con Pepón Nieto el trabajo y la responsabilidad. Había muy buen ambiente de trabajo, en-

tonces tuve esa suerte, estuve en un colegio para aprender en lo audiovisual tan bueno como fueron ‘Los hombres de Paco’.

 

Así que el balance es positivo…

El balance es súper positivo, además me llevé personas a las que admiro y a las que querré toda mi vida.

 

Creo haber leído que el éxito repentino que te dio esta serie hizo mella en ti, ¿cómo gestionaste la popularidad que te dio ‘Los hombres de Paco’?

Yo me creo una persona muy sociable, no es que sea muy extrovertido, pero soy bastante sociable, me gusta hablar con todo el mundo. A mí me gusta entrar en un bar, estar en la barra y hablar con los viejos de los bares, no me callo y me gusta, si hay que hablar del tiempo, se le echa carne al tiempo y que hablen. Entonces, hay una máxima en mí que en algunos momentos vi que me afectaba cuando esquivaba las miradas o agachaba la cabeza para que no me reconocieran, hasta que pensé que eso no era bueno para mí, ni para nadie, y decidí ni avinagrarme nunca más. La verdad es que a mí me gusta saludar a la gente por la calle, que me saluden, hablar con ellos, que me digan que les gusta mi trabajo… y si quieren hacerse una foto pues que la hagan, no pasa nada, estar avinagrado es malo. Hay momentos que son inoportunos, a mí me han llegado a pedir cosas muy raras, en horas muy extrañas, en las que todavía tengo los ojos pegados, pero se le echa un poquito de humor y también te la haces, mejor que avinagrarse.

 

En el 2017 has rodado varios proyectos al mismo tiempo, entre los que se encuentra la recién estrena ‘La Peste’, ¿cómo logras sumergirte en cada personaje cuando manejas varios proyectos a la vez?

Beber y comer a la vez no se puede, hay que dar un buchito, paladearlo y después comer un bocado. Eso me lo propuse este año pasado, que como, gracias a Dios, tuve tanto trabajo y es el estar viviendo un poco el aquí y el ahora, disfrutar del momento y concentrarme en el trabajo que tengo junto delante de mí. Después, en el proceso de actor, si a alguien le cabe duda de que se te mezclan los papeles o los personajes… los personajes no son sólo tú, es un guion escrito y una dirección, entonces yo me atengo al guion y confío en el director, si me dice “perdóname, pero estás haciendo algo raro”. Yo confío en vivir en el aquí y el ahora y así he podido hacer el trabajo cuando estaba un día en una cosa y otro día en otra.

La Peste - ©Julio Vergne

¿Qué nos puedes contar de estas dos series que se acaban de estrenar, ‘Apaches’ y ‘La Peste’?

El trabajo diario en ‘La Peste’ era en mi ciudad, Sevilla, que nunca había trabajado allí en lo audiovisual en una serie, encima con el director Alberto Rodríguez que creo que nos hemos entendido bien ya que una de las últimas cosas que nos dijimos antes de terminar de rodar la serie fue “oye, que bien nos hemos entendido” y eso es lo que pretendo mucho. Además, he disfrutado mucho, mucho, mucho y poniéndome a prueba constantemente en algunas cosas como la contención, la respiración, las miradas… he tenido que trabajar muy duro este papel, tampoco es muy grande, pero me siento muy satisfecho del trabajo hecho. Después, encontrarme en una producción en la que se ve el esfuerzo, se ve el cariño y yo creo que se va a ver el resultado, el pedazo de resultado que va a ser está asegurado. Con respecto a ‘Apaches’, también la tengo mucho cariño porque de alguna forma es justo la serie, aunque ha habido otras por medio en las que he tocado el drama, pero esta es una de las series en las que se va a ver quizás a un Paco Tous diferente. Yo sigo siendo un payaso, que lo sepa todo el mundo, pero el trabajo actoral en esta serie es muy palpable, todo es trabajo actoral, pero hay otras series que son más livianas en ese sentido, y aquí se hace un trabajo actoral que es muy latente y muy atractivo.

 

Por último, ¿cómo se presenta este 2018 para Paco Tous y que le pides a este nuevo año?

Hay algunas personas de mi entorno que no les gusta que diga esto, pero porque hay otra gente que tiene otro tipo de ambiciones, yo sólo tengo una ambición que es poder trabajar, mi ambición es poder seguir trabajando, poder traer las papas a mi casa, llenar la olla, como se dice en Andalucía y poder realizarme como actor. Entonces, yo le pido trabajar, trabajar y trabajar.