patria, una serie tan polémica

como brillante

  • Twitter - Black Circle
  • https://www.instagram.com/uniondeact
  • https://www.youtube.com/channel/UCBg
La serie producida por HBO y Alea Media cayó como un jarro de agua fría reabriendo viejas heridas, pero pronto las buenas críticas desdibujaron esa imagen de Patria, para saber más hablamos con algunas de sus protagonistas

Por: Raúl Yuste

28 de octubre de 2020

El 27 de septiembre se estrenaba una de las series más esperadas en los últimos años, la adaptación del libro de Fernando Aramburu Patria a la ficción comenzó con polémica, un cartel promocional de HBO en Callao y se volvía a revivir el debate de un conflicto que nos ha acompañado casi 60 años y que a los que no han leído la novela les sirvió de nuevo para atacar a nuestro sector con una manía más que enfermiza de criticar sin ver el resultado.

 

Después de su estreno, no se volvió a escuchar nada de todo el ruido que algunos habían hecho, fue una lluvia de alabanzas al trabajo de Aitor Gabilondo y a todo el equipo que había trabajado con tanto esfuerzo durante meses con una preproducción de 3 años.

 

Patria no habla sólo de un conflicto político, de una banda terrorista o del manido discurso de vencedores y vencidos, Patria es mucho más que eso, y después de 6 capítulos hasta la fecha uno puede comprobar que lo que más importa en esta historia es las relaciones humanas de un pueblo guipuzcoano donde conviven las familias de un asesino y un asesinado. En la serie no importa quién gana o quien pierde con este fatal desenlace, porque deja claro que todos pierden, los involucrados y los que viven esta historia de cerca, los que miran desde lejos por miedo, y los que no se atreven a decir nada por cobardía. Acostumbrados a catalogar cada serie como “la serie del año”, yo no soy quién para decir si lo es o no, pero si estoy convencido que es una serie que quedará en la historia de la ficción española, al igual que lo hizo el libro.

Elena Irureta y Ane Gabarain

en el rodaje de la serie

Patria

Las interpretaciones de todo el equipo artístico son impresionantes, pero lo que hacen Elena Irureta y Ane Gabarain es de otro planeta, trasmiten su dolor fuera de la pantalla, y es difícil no empatizar con ellas en los momentos más amargos de sus personajes, trasmiten esa tristeza en los ojos de cuando no entiendes el porqué de un asesinato de una bella persona que nunca se ha metido en ningún tema político, y la angustia de una madre por intentar defender lo que no sabe ya cómo defender. Una historia de dos mujeres fuertes que viven el conflicto personal de la mejor manera posible para no derrumbarse a pesar de todo.

 

Patria es de esas series que se saborean, se disfrutan, te llegan al alma y te emocionan, esas series que recomiendas porque sabes que gusta a todo el mundo y que se te quedan frases grabadas como “Si estás sufriendo, ¿cómo vas a olvidar?”, que dice Bittori, tras el anuncio de la retirada de ETA. Ella sólo quiere saber la verdad del asesinato de su marido y eso es lo que trata de descubrir. Esta serie no es una historia real en sí misma, pero es la historia de muchas familias que tuvieron que vivir esta situación y convivir muy cerca de los que habían sido sus ejecutores, de sus familias. Patria es sólo una historia que lleva consigo muchas historias dentro.

Para saber más sobre la serie hemos conversado con dos de sus actrices para que nos cuenten como se vivió desde dentro. Empezamos con Begoña Maestre, que interpreta el papel de Aránzazu, la novia de Xabier (Iñigo Aranbarri) que vive el dolor de la muerte de su suegro y sufre las consecuencias de los actos de ETA.

ENTREVISTA CON BEGOÑA MAESTRE

¿Cuál es tu opinión acerca de Patria como reflejo de una época y una sociedad?

Creo que retrata una de las épocas más dolorosas que como sociedad hemos sufrido en los últimos tiempos y consigue recrear esa atmósfera represiva que sentían esas personas amenazadas y su entorno. 

 

¿Cómo fue el proceso de casting?

Recuerdo el casting como “fácil”, ¡me explico! Fue de esas veces que sientes que fluye, Yolanda siempre es encantadora y nos entendemos muy bien, las separatas eran preciosas y el personaje me encantaba, entendía a Aránzazu, me sentí cómoda, tranquila y puedes creerme si te digo que eso no pasa todos los días. 

Más adelante tuve un ensayo con Félix e Iñigo y la sensación de disfrute y comodidad seguía ahí. 

 

En Patria, se cuenta el conflicto de una manera muy humana, en todos los aspectos, como vemos reflejado en tu personaje que sufre un daño colateral, ¿Cómo te preparaste para un papel así? ¿Leíste el libro para este proceso? 

Tener un libro al alcance de la mano, lleno de información, preciosa para llevar a cabo tu trabajo es un regalo. 

Efectivamente la vida de Aránzazu también es sesgada, su oportunidad de volver a vivir en pareja, de crear una familia, de sentirse al fin querida, escuchada y comprendida. 

Cuando alguien fallece la onda expansiva que produce en su entorno es grande, más aún si la causa es tan irracional. 

 

En una serie que, a simple vista, cada uno toma partido por alguno de los bandos, hay personajes que se mantienen alejados del conflicto, como el tuyo, ¿Crees que son con los que más empatiza el espectador?

 

Creo que el espectador puede empatizar más con ellos, ya que así puede sentirse de alguna forma testigo presencial de los acontecimientos, ya que sabe cómo se sienten ante la situación ciertos personajes, pero en realidad lo que les engancha es ver lo que ocurre más allá, lo que no sabían, las decisiones que no esperaban que hicieran otros, lo que les sorprende o les enfada o les gusta o les desespera....

Cada personaje hace su aportación para que la historia llegue al espectador, es un puzle perfecto, un telar, uno se entrelaza con el otro, se necesitan. 

¿Cuál ha sido la relación profesional con Íñigo Aranbarri, tu pareja en la ficción y víctima del terrorismo de ETA?

Iñigo es maravilloso, en todos los sentidos, gran actor y gran compañero, estoy muy agradecida. Desde el primer momento me ayudó a sentirme integrada en el equipo y en el proyecto, esto es tan importante, da igual lo mucho que hayas trabajado, las personas que lleves a tus espaldas, llegar a un proyecto empezado siempre es duro, él me brindó todo su apoyo. Además, desde el principio nos entendimos con los personajes, ambos teníamos la misma visión y crear esa historia de amor quebrada fue un proceso creativo muy enriquecedor. Íñigo ha trabajado muy duro y muy bien. 

 

¿Cuál es tu experiencia con Félix Viscarret y Óscar Pedraza, directores de la serie? 

Realmente no pude trabajar con Óscar en esta ocasión, mi personaje no aparecía en sus capítulos, pero conozco su trabajo y su talento, coincidimos en "El final del camino" hace unos años. En este sentido, con Félix genial, pese que la historia era secundaria él quiso darle todo su valor, solo así el espectador puede entender mejor todo lo que pierde Xavier, de todo lo que le privan. Nos entendimos muy bien y ha sido un placer hacer este viaje a sus órdenes. 

 

Es la primera serie española de HBO, ¿Qué ha supuesto para ti profesionalmente participar en un proyecto como el de Patria? ¿Qué opinas de estas nuevas producciones?

Es un gusto poder formar parte de los proyectos de estas plataformas, proyectos valientes donde se cuida el producto y que además tiene la capacidad de llegar a tanta a gente. Realmente, ha sido una gran experiencia, poder participar en una gran historia con un elenco y un equipo increíble, eso es lo que me llevo y me guardo. 

ENTREVISTA CON MARÍA ISABEL DÍAZ

Y ahora conversamos con María Isabel, que interpreta a Celeste, la cuidadora de Arantxa (Loreto Mauleón), esta actriz cubana y afincada en nuestro país desde 1996 nos contaba durante la entrevista como en 1985 durante la presentación de su primera película como actriz en el festival de San Sebastián se encontró con el conflicto en las calles, recuerda una manifestación en contra del GAL con la izquierda abertzale tirando piedras a la Ertzaina e incluso entrando en el teatro Eugenia Victoria mientras se proyectaba una película italiana. Hasta ese momento, María Isabel no sabía mucho de aquel conflicto, pero empezó a leer para saber qué es lo que pasaba. Más de treinta años después, aún no puede creerse haber participado en Patria.

¿Qué fue lo primero que pensaste cuando te ofrecieron el papel?

Yo me había leído el libro y me había encantado, por su historia y su manera de contarla, sabía que se tenía que hacer una adaptación al cine o la televisión. Recuerdo que cuando me mandaron la separata para el casting, al leerlo sabía que era para Patria, había leído que se iba a hacer una serie y me conocía esa parte del texto, imagínate que emoción poder audicionar para la serie. Hacer un casting con Eva y Yolanda siempre es una maravilla, te ayuda mucho y te dan siempre las indicaciones justas para saber por dónde tienes que afrontar la prueba. Yo soy malísima en los castings, no paro de censurarme mientras estoy diciendo el texto, y he perdido buenas oportunidades porque soy un desastre cuando tengo una prueba. Afortunadamente, les gustó y pude formar parte de esta serie que va a hacer historia.

¿Cómo es trabajar con Aitor Gabilondo?

Para mí fue muy sencillo, él tenía muy claro lo que quería mostrar y lo tenía perfectamente organizado, el trato siempre fue exquisito conmigo. Sin embargo, yo con quien más trataba fue con Loreto (Arantxa), Ane (Miren) y Elena (Bittori), creamos un grupo precioso, cada mirada, cada palabra, la manera de agarrarte simplemente el brazo… era maravilloso formar parte de todo eso y de tener la suerte de compartirlo con unas compañeras no solo llenas de talento, sino llenas de cariño y atención, seguimos en contacto y son una de las cosas más bonitas que me llevo del rodaje.

¿En qué te basaste para construir tu personaje?

Bueno, cuando me confirmaron que entraría a formar parte del equipo, me volví a leer el libro, pero no me gusta construir los personajes a cachitos. Durante la lectura del guion, me dejaba llevar por los sentimientos que me provocaba cada palabra, cada acción que tenía en mi escena, dejaba llevar a mi Celeste por su camino, es un personaje pequeño, que pasa desapercibido, humilde, discreta y muy observadora, Celeste es el tipo de mujer que hace su trabajo, que es siempre leal, discreta y que quiere pasar a un segundo plano, pero que cuando tiene que defenderse, sabe hacerlo y saca sus garras. Es un personaje que parece que no aporta nada, pero que sin su presencia la historia de Arantxa no sería la misma. Se me ocurrió que tuviese el pelo rizado, y me tiré varios meses con la permanente, de hecho, hay mucha gente que no me reconoce porque siempre me ven de otra forma.

¿Qué te ha quedado de Celeste?

Celeste no es tan distinta a mí, durante mi vida he tenido que desarrollar ese trabajo y creo que lo desarrollaba como ella, pero sí me queda esa manera de ver la vida, de pasar a un segundo plano. Me encanta de Celeste su discreción, como observa lo que ocurre a su alrededor y como, cuando tiene que tomar partido por algo, lo hace sin medir las consecuencias, sin importarle.

Por último, ¿con qué te quedas de Patria?

Con la familia que se formó, mis escenas fueron con Loreto, Ane y Elena y conocerlas, tener la oportunidad de compartir secuencias a su lado, tener su amistad, es lo más bonito que me podía pasar. Soy una gran afortunada por participar en una serie que se ha hecho con tanto cariño y que va a ser tan importante para la ficción y la historia de España, es un verdadero lujo formar parte de todo esto y no saben lo agradecida que me siento de ser parte de ello.

  • White Instagram Icon
  • White Facebook Icon

CONTACT